Ampliado el plazo de presentación de abstract hasta el día 24 de Octubre

 

13. ADN DEL DONANTE LIBRE EN PLASMA COMO POSIBLE BIOMARCADOR DE ENFERMEDAD VASCULAR DEL INJERTO EN TRASPLANTE CARDÍACO.

Jiménez-Blanco Bravo M, Pérez Gómez L, Arellano Serrano C, Torres Sanabria M, Hernández Pérez F, Gómez Bueno M, Segovia Cubero J.

HOSPITAL UNIVERSITARIO PUERTA DE HIERRO-MAJADAHONDA.

 

Introducción: La enfermedad vascular del injerto (EVI) es una de las causas más frecuentes de mortalidad a partir del primer año post-trasplante cardiaco (TC).El ADN del donante libre en plasma (ddcf-DNA) se eleva de forma significativa durante los episodios de rechazo agudo, pero su utilidad como biomarcador de EVI aún no ha sido testada. 

 

Objetivos: Evaluar el comportamiento del ddcf-DNA como posible biomarcador de EVI en una cohorte de pacientes sometidos a coronariografía de rutina. 

 

Metodología: Se obtuvieron niveles de ddcf-DNA de forma prospectiva en todos los pacientes trasplantados >1 año y sometidos coronariografía de rutina en nuestro centro, entre enero y septiembre de 2019. Los pacientes con rechazo agudo (n=5) y aquellos con trasplante multiorgánico (n=8), fueron excluidos. Los niveles de ddcf-DNA se correlacionaron con el grado de EVI de acuerdo con la clasificación de la ISHLT de 2010.

 

Resultados: Se incluyeron un total de 54 pacientes, con una media de 10.2 años post-TC (RIQ 4.3-16.9). La coronariografía mostró CAV0 en 59%, CAV1 en 22%, CAV2 en 6% y CAV3 en el 13% (41% de los pacientes con algún grado de EVI). La mediana de ddcf-DNA de cada grupo se muestra en la figura 1A.

Los niveles del biomarcador no difirieron de forma significativa entre los pacientes con y sin EVI: la mediana en pacientes con CAV0 fue de 0.64% (RIQ 0.19-1.26) frente al 0.525% (RIQ 0.12-1.8) en pacientes con CAV1, 2 o 3, p=0.94. El área bajo la curva ROC para el diagnóstico de EVI fue de 0.51.

Tampoco se encontraron diferencias significativas entre los pacientes con EVI “estable” (aquellos sin nuevas lesiones desde la coronariografía previa, n=39) y los pacientes con EVI “progresiva” (aquellos con nuevas estenosis, n=15); los valores medianos fueron 0.5% (RIQ 0.17-1.1) y 0.87% (RIQ 0.12-4.2) respectivamente, p=0.51.

No hubo correlación entre los niveles de ddcf-DNA y troponina (r=0.029,p=0.85) o NTproBNP (r=-0.09, p=0.59).

 

Conclusiones: En este estudio preliminar, los niveles de ddcf-DNA no se correlacionaron con la presencia de EVI.

Figura1A. Mediana de ddcf-DNA en cada uno de los grupos de EVI.

 

 

SECRETARÍA TÉCNICA

Avda. de Córdoba, 21 - 3º | 28026 Madrid | Tel.: 91 379 05 99 

secretaria.smt@livemed.in - www.smtrasplantes.org