Ampliado el plazo de presentación de abstract hasta el día 24 de Octubre

 

15. TRATAMIENTO CRÓNICO CON INMUNOGLOBULINA INTRAVENOSA EN PACIENTES TRASPLANTADOS CON RECHAZO CRÓNICO ACTIVO MEDIADO POR ANTICUERPOS.

Polanco N, Sevillano A, Rodríguez-Gayo L, Gutiérrez Martínez E, González Monte E, Alonso M, Hernández A, Praga M, Andres A.

HOSPITAL UNIVERSITARIO 12 DE OCTUBRE. MADRID.

 

Introducción: El rechazo crónico activo mediado por anticuerpos (cAMR) es, actualmente, una de las principales causas reconocidas de disminución de supervivencia del injerto renal. Su incidencia a los 5 años del trasplante es de un 11-20%. Sin embargo, a pesar de su trascendencia, no hay constancia de ningún tratamiento específico válido para el cAMR. Existen multitud de trabajos publicados, aunque la mayoría son series de casos o estudios de cohortes retrospectivas, sin que hasta el momento ninguna de las diferentes terapias analizadas hayan demostrado una mejoría significativa en la evolución del cAMR. En la patogenia de esta patología están implicados los anticuerpos antiHLA, especialmente los clase II, de difícil de eliminación con las técnicas actuales.

En nuestro centro nos planteamos que, dado que se trata de un proceso crónico, los tratamientos utilizados podían no ser efectivos dado que se mantienen durante pequeños periodos de tiempo.

 

Objetivos: Evaluar la respuesta al tratamiento prolongado con IGIV en un grupo de pacientes trasplantados renales con diagnóstico de cAMR.

 

Metodología: Entre enero de 2007 y enero 2019 se diagnosticaron en nuestro centro 125 pacientes con GT. 47 pacientes cumplían criterios de cAMR. Desde Enero de 2015 seis de estos pacientes fueron incluidos en programa de tratamiento crónico con IGIV. Los pacientes reciben mensualmente una dosis de 0.3-0.5 gr/kg de IGIV. Analizamos la evolución de estos pacientes (grupo 1) comparados con los otros 41 (grupo 2) que no recibieron esta terapia.

 

Resultados: Ambos grupos eran comparables en cuanto a edad de los pacientes (grupo 1: 43+/-9 versus grupo 2: 42.7+/-16), mes postrasplante de diagnóstico del cAMR (61.5 versus 58) y proteinuria (gr/día) al diagnóstico (1 versus 1.2). Sin embargo los pacientes del grupo 1 presentaban mejor función renal al diagnóstico frente a los pacientes del grupo 2 (1.5+/-0.3 versus 2.6+/-2.2). Durante el seguimiento la función renal de los pacientes de grupo 1 presentó un menor deterioro respecto al grupo 2 así como un mejor control de la proteinuria sin que existieran diferencias en el control de tensión arterial o el tratamiento con bloqueo del eje renina-angiotensina. Al final del seguimiento, con una mediana de seguimiento de 40 meses, en el grupo 1 el 100% de los pacientes se mantenían con riñón funcionante frente a solo un 37% de los pacientes del grupo 2 (p= 0.03) (figura 1).

 

Conclusiones: El tratamiento crónico con IGIV podría ser una alternativa segura y eficaz para prolongar la supervivencia del injerto en pacientes con diagnóstico de cAMR. Dado el escaso número de pacientes incluido y al carácter retrospectivo y no controlado de nuestro estudio, serían necesarios más estudios para confirmar nuestros resultados.

 

 

SECRETARÍA TÉCNICA

Avda. de Córdoba, 21 - 3º | 28026 Madrid | Tel.: 91 379 05 99 

secretaria.smt@livemed.in - www.smtrasplantes.org